¿Una visión holística de la ergonomía?

Laura González

Laura González

Cuando se habla de ergonomía lo primero que se nos viene a la mente es contar con una silla lo suficientemente buena para que no se genere ningún dolor o incomodidad. Pero la realidad es que va mucho más allá, abarca todos los elementos que componen un espacio y como el ser humano interactúa con estos. Aquí no solo estamos hablando de factores físicos, sino también ambientales, sociales y cognitivos.

Ambiental

Social

Cognitiva

Física

ERGONOMÍA AMBIENTAL

Esta se enfoca en entender y aplicar en los espacios los distintos factores que componen los ambientes, que van desde la iluminación y la ventilación, hasta la acústica y temperatura. ¿Y cómo puede afectar esto en el desempeño de las organizaciones? Según encuestas realizadas por Leesman, para el 54% de colaboradores el ruido es el principal factor de molestia los entornos de trabajo.

ERGONOMÍA SOCIAL

Pensar en cómo la cultura, relaciones e interacciones influyen en el desarrollo de las actividades es fundamental. Entender estas dinámicas influye en gran medida en el diseño de los espacios (distribución, mobiliario, materiales, etc.), de hecho, un espacio puede hacer que las personas se relacionen más, aumenten su sentido de pertenencia y sean más felices. 

 

Por otro lado, dentro de la ergonomía social abarca fuertemente el concepto de inclusión. Crear espacios que soporten las diferencias (físicas, mentales, emocionales) puede impulsar la motivación y el sentido de pertenencia.

ERGONOMÍA COGNITIVA

Cuando hablamos de ergonomía cognitiva, el objetivo es entender los aspectos mentales y psicológicos de la interacción entre las personas, los espacios físicos y las herramientas.

 

 

¿Y esto para qué? Para diseñar soluciones y ambientes que faciliten las actividades y procesos que allí ocurren, como la percepción, el aprendizaje o la resolución de problemas (ya sean individuales o en grupo).

ERGONOMÍA FÍSICA

La ergonomía física se preocupa de las características anatómicas, antropométricas, fisiológicas y biomecánicas de las personas y como estos aspectos se ven afectados positiva o negativamente por el entorno y las herramientas de trabajo.

 

Algunos de los elementos que pueden cuidar nuestra salud y prevenir lesiones o enfermedades a largo plazo son: una silla de alto desempeño, una mesa ajustable en altura y un brazo porta monitor.

¿Cuál puede ser la conclusión? Tener un abordaje integral de la ergonomía en los espacios de trabajo es indispensable para brindar la mejor experiencia posible, permitiéndole a las personas dar lo mejor de sí en su día a día. De hecho, según Herman Miller “Un enfoque holístico para el diseño del lugar de trabajo puede hacer que la experiencia de trabajo sea sublime para las personas y ayuda a las organizaciones a alcanzar sus metas”*. 


*Ver artículo completo aquí:

http://www.hermanmiller.com/es_lac/research/categories/white-papers/all-together-now/

Solverwp- WordPress Theme and Plugin